Ads 468x60px

Técnicas para atacar incendios (parte I)

Cuando se produce un siniestro en cualquier establecimiento industrial o en cualquier centro urbano, este debe ser sofocado de la manera mas inmediata posible para evitar que este se propague y pueda causar mas daños, ya sea por perdidas humanas o daños materiales. Es por eso que dependiendo de la situación y ase ala brigada contra incendios o la compañía de bomberos, quienes se encarguen de esta labor, se debe contar con un procedimiento claro de la manera adecuada de enfrentar un incendio,  basándose en técnicas y tácticas que permitan apagar incendios, mediante las cuales se debe buscar la eliminación de alguno de los cuatro elementos que producen la combustión, ya sea el combustible, el comburente, la energía de activación o la reacción en cadena.

Se debe tener en cuenta que para combatir un incendio, no se trata de aplicar un procedimiento como si se tratase de una receta, ya que esto depende muchas veces del escenario y de la influencia que pueden ejercer una serie de factores, por lo que el único objetivo claro es eliminar de manera inmediata los elementos que producen la combustión. Por tanto la estrategia para combatir un siniestro depende de la clase de incendio que se esta produciendo, para lo cual existen diversos mecanismos de extinción del fuego, que básicamente consisten en:

La dilución o eliminación del combustible, que consiste en el retiro, bloqueo o eliminación del combustible presente en la zona del siniestro.

La sofocación o inertización, que consiste en eliminar el oxígeno de la combustión, es decir se debe evitar que que los vapores que llegan a desprenderse entren en contacto directo con el oxígeno del aire. Para esto se debe desplazar el oxígeno a través de una determinada cantidad de gas inerte, o tambien se puede proceder a cubrir la superficie que se encuentra en llamas con cierto tipo de sustancias o elementos de naturaleza incombustible.

El enfriamiento, que consiste en disminuir la temperatura del combustible, ya que el fuego se apagará cuando la superficie del combustible llegue a enfriarse hasta el punto de no producir vapores. Esto quiere decir que para apagar un fuego mediante el enfriamiento, se debe utilizar un agente extintor que logre absorber el calor. El agente mas común en estos casos es el agua, por ser el mas accesible y abundante. Ademas se debe ventilar la zona del siniestro, ya que generalmente esto contribuye a eliminar el calor, los vapores y el humo de la atmósfera, disminuyendo asi el riesgo de una probable explosión causada por la acumulación de vapores.

La Inhibición o la interrupción de la reacción en cadena, que básicamente consiste en impedir la transmisión de calor entre las partículas del combustible, para lo cual se debe interponer elementos catalizadores entre ellas. es decir se puede utilizar sustancias químicas como polvos químicos y halones, los cuales reaccionan directamente con los componentes de los vapores combustibles, llegando a neutralizarlos.

Técnicas de Sofocación
Para atacar de manera efectiva un incendio no suele emplearse una sola técnica, sino que se debe aplicar una serie de métodos que van en función de la evolución del incendio. Para esto se debe dominar ciertas tácticas relacionadas con el avance, la evolución, las maniobras y el proceso de retroceso con mangueras, ya que con la aplicación adecuada de todas estas técnicas se podrá asegurar la extinción de un siniestro. De esta manera los movimientos se lleguen a realizarse deben ejecutarse en forma mecánica pero inteligente, tratando de evitar cometer errores al momento de combatir un incendio, ya que esto podría resultar peligrosos para el que comete estos errores y también pondría en peligro a sus compañeros que apoyan en combatir el incendio.

Resulta por tanto importante que cada hombre sepa con certeza lo que debe hacer ante un siniestro, para lo cual debe conocer a la perfección el equipo que utilizará y ademas debe evitar actuar de manera independiente, yendo en contra de los planes de quien dirige esta dirigiendo la maniobra, para lo cual debe tener la cualidad de integrarse fácilmente en cualquier grupo de defensa contra incendios, para lo cual debe mostrar su capacidad para adaptarse de manera inmediata y no se convierta en un factor negativo que vaya en contra de la labor del equipo. Dentro de las consideraciones mas importantes a tener en cuenta mientras se combate un siniestro se debe prestar atención a:

La pisada, ya que uno debe estar atento y asegurarse de estar pisando firme, ya que mientras se enfrenta un incendio, uno se encuentra expuesto a sufrir resbalones y tropezones, causado principalmente porque el agua puede cubrir el suelo e imposibilita la visión clara de donde se pisa, por lo que durante las maniobras de combate de siniestros con líneas de ataque franco al fuego, el personal participante debe desarrollar una serie de movimientos para desplazarse manera segura de un lugar a otro, a distintas velocidades, pero tratando siempre de hacerlo de manera coordinada. Por tato se recomienda que cuando exista desplazamiento, el personal que porta la línea debe colocar siempre su pie izquierdo adelante, procurando que la punta vaya hacia el frente, separando de esa manera el pie derecho de forma que se forme un ángulo entre ambos pies, que le pueda dar cierta comodidad al bombero. IMG

Asimismo se debe procurar que la manguera sea sujetada con ambas manos, para lo cual debe colocarse la mano izquierda delante del cuerpo de modo que quede casi totalmente extendida, mientras que el otro brazo debería sostener la manguera justo bajo la axila, de modo que forme una especie de escuadra perpendicular con el tronco del cuerpo. Además el tórax debería permanecer ligeramente un poco inclinado hacia el frente, manteniendo la vista en todo momento en la misma dirección. De esa manera puede efectuarse desplazamientos mas seguros, ya sean estos hacia el frente catalogados como avances, o hacia atrás catalogados como retrocesos, así como laterales izquierdos y laterales derechos. Si el incendio se enfrentase a contraviento, podría efectuarse desplazamientos por abajo, en posición de cuclillas, manteniendo siempre la vista al frente, a fin de evitar de manera efectiva los productos de la combustión.

El avance, que se refiere al acto de avanzar en contra del fuego, lo cual debe hacerse con mucha inteligencia y no solo con mucha valentía, ya que es primordial que el personal que combate un incendio minimice en todo momento los riesgos que implica combatir el siniestro. Por eso es importante que el personal aparte de estar entrenado, actúe siempre con precaución, para no exponerse a riesgos mas graves que el mismo incendio. Por eso una vez que se sabe que la pisada es correcta, hay que adoptar una posición que evite exponerse lo menos posible al calor, para lo cual se debería tratar siempre de disponer el cuerpo de un costado, agachándose siempre que sea posible y procurando protegerse tras el abanico, y avanzando a paso firme, lento y calculado.

Algo atenerse en cuenta es que antes de iniciar el avance, se debe verificar que el funcionamiento de la boquilla sea el correcto, verificando asimismo la presión de agua que se tiene en la manguera, para lo cual puede abrirse y cerrarse de dos a tres veces la boquilla, para observar los cambios que se puedan dar en el flujo de agua. Ademas también es importante observar detenidamente las características del incendio que se esta combatiendo, para de esa manera poder determinar el tipo de maniobra que se va a ejecutar y tener una idea clara de lo que se espera lograr con dicha maniobra, eligiendo asimismo el camino que se seguirá para llegar al punto elegido, considerando siempre los obstáculos y riesgos presentes en el área de acción.

Si en pleno avance se presentase algún evento imprevisto, que podría tratarse del estallido de una válvula de seguridad, o la caída inesperada de alguien del personal, no se debe soltar jamas por ningún motivo la manguera y mucho menos se volverá la espalda al fuego, ya que se debe tener en cuenta siempre que la única defensa contra el fuego es el agua y si se pierde esta, se expone al personal de ser presa del fuego. Cuando las maniobras se efectúan con la intervención de más de un hombre, todos tendrán que obedecer la voz de mando de una sola persona, a fin de evitar contradicciones o equivocaciones, lo cual podría provocar desgracias. Es por eso que durante el avance hacia el fuego se debe mantener siempre la barbilla baja, mientras que la niebla debe permanecer cerca de la cara y el paso de avance debe ser siempre firme y seguro. veamos como combatir algunos casos de incendios:

Incendios por fuga de combustible en depósitos con válvulas de seccionamiento
Si en caso se presentase un incendio de proporciones reducidas, producidas por el derrame de líquidos inflamables, un solo hombre, podría manipular una manguera de 45 mm con boquilla de niebla, para intentar controlar esta situación acercándose a la válvula, sosteniendo la manguera con una mano, para dejar libre la otra para que pueda cerrar la válvula. Luego de cerrar la aportación de combustible, el encargado del control de este siniestro deberá dedicarse a controlar el fuego con la manguera, hasta el momento en que se consuma todo el combustible que está ardiendo.

En caso de disponerse de dos personas para combatir este caso de incendio, las posibilidades de éxito sin incurrir en demasiados riesgos son bastantes, ya que en este caso, luego de situarse en la posición adecuada, se debe elaborar un plan de ataque para la sofocación del siniestro, teniendo en cuenta la dirección del viento y las condiciones del lugar. Para esto ambos deben iniciar el avance, con una apertura de la boquilla de la manguera de unos 20º y de acuerdo al avance que vayan haciendo deberán agacharse y juntarse más, abriendo al mismo tiempo el ángulo del abanico de agua, para protegerse mejor, ya que conforme se avanza, la intensidad del calor radiante irá en aumento.

Asimismo como se vayan acercando al foco del fuego, se debe bajar un poco la boquilla, para evitar que el fuego llegue a los pies, y así se continua avanzando con mucho cuidado, teniendo cuidado con cualquier cambio relacionado con la intensidad del siniestro o algún posible cambio en la dirección del viento. De esta manera deben continuar acercándose hasta la posición de la válvula, y de ser posible se debe tratar de colocar el ángulo inferior de la niebla sobre dicha válvula, de manera que el encargado de cerrarla, no se vea en la necesidad de atravesar la niebla con la mano para lograr alcanzarla. Durante esta maniobra es importante mantener constante la forma de la niebla, ya que si se cambiase el ángulo de esta o se moviese accidentalmente la boquilla, podría provocar quemaduras inesperadas, por lo que es necesario que el personal siempre este entrenado en este tipo de maniobras.

La formación contra Incendios
Para sofocar un incendio, las lineas de combate suelen adoptar formaciones al mismo lado del pitonero, que viene a ser el lado izquierdo de la manguera, donde el ayudante debe tomar cierta distancia con la mano derecha sobre el hombro izquierdo del pitonero, mientras que el liniero se situará a una distancia suficiente para seguir manteniendo el control de la manguera cuando la línea de combate avanza o retrocede. Si en caso en la linea haya mas ayudantes, estos deberán permanecer a la misma distancia que existe entre el ayudante y el pitonero, respecto al hombre de adelante.

Posición del personal en una línea de ataque
Para una una linea de ataque efectiva contra incendios, se recomienda que esta por lo menos este conformada por tres personas, las cuales deben tener funciones específicas:

El boquillero o pitonero, que es el que va al frente de la línea, y tiene como misión aplicar de manera correcta los chorros de agua, de acuerdo a las necesidades del incendio. Por tanto el boquillero básicamente es la persona que porta y opera la boquilla, pudiendo además dar indicaciones o instrucciones a los otros miembros de la línea de ataque.

El ayudante de boquillero o pitonero, que es el que va detrás del boquillero, cuya mision consiste en contrarrestar la presión que ejerce la manguera, permitiendo de esa manera brindarle la facilidad o libertad al boquillero para operar correctamente la boquilla, facilitando incluso su desplazamiento.

El liniero, que es encargado de proporcionar manguera a la línea de ataque sin ningún tipo de interrupción, y ademas de ser necesario debe recogerla, a fin de impedir que esta estorbe durante los retrocesos y ademas debe asegurar el continuo suministro de agua a la manguera que utiliza la línea de ataque.

El retroceso
cuando se ha logrado avanzar hasta la posición de la válvula que surte de combustible para el fuego, y luego de cerrarla, los hombres de la linea de ataque deben retroceder de manera cuidadosa, evitando mover el abanico de sus boquillas y siempre tratando de mantener la posición de agachados, utilizando siempre la niebla como barrera de protección, incluso así se aprecie que el fuego fue apagado, dado que podría producirse de manera inesperada una reignición del fuego.

Para efectuar correctamente el retroceso, se aplica la misma técnica del avance pero aplicada a la inversa. Se recomienda contar con un hombre adicional en cada línea de mangueras, para que apoye en el retroceso, y conduzca de manera segura a los hombres hacia atrás, mientras estos deben mantener en todo momento la niebla fija incluso durante el retroceso, ya que es importante que los hombres de cabeza no pierdan de vista el fuego, a pesar que se estén desplazando hacia atrás, mientras que la persona encargado del retroceso, velará para que el equipo sortee exitosamente los obstáculos que puedan haber en la ruta de desplazamiento.

0 comentarios:

Publicar un comentario